jueves, 2 de octubre de 2008

Oración para pedir bendición financiera


DIOS TE AYUDARÁ EN ESTO: Si tienes deudas, si tu situación económica es apremiante, si no encuentras salida, entonces necesitas una bendición financiera. La siguiente es la narración de una misionera peruana que vivió una demostración del poder milagroso de Dios, conseguido a través de la oración.

Así dice esta misionera: 'Hace pocos días le solicité ayuda financiera a una hermana cristiana de los Estados Unidos para socorrer a una comunidad campesina en el Perú que atravesaba por una situación de pobreza extrema y que no tenía ingresos por falta de mercado para su exigua producción agrícola. Ella, en lugar de enviarme el dinero que le solicité, me refirió esta oración, después de leerla con mucha fe, a las dos horas recibí una llamada con la que me aceptaban como proveedora de una de las instituciones más grandes de nuestro país. Por eso quiero retransmitirles la oración y que Dios bendiga su necesidad financiera y la satisfaga al doble.

ORACIÓN PIDIENDO LA BENDICIÓN FINANCIERA
Dios Padre celestial, el más amoroso, yo te oro y te ruego que bendigas a mi familia abundantemente. Yo sé que Tú reconoces, que una familia es mucho más que sólo una madre y un padre, hermana y hermano, marido y esposa, en donde todos creen y confían en Ti.
Igualmente, mi Dios, yo te elevo esta oración para que me bendigas financieramente. Asimismo, deseo que estabendición financiera, sea no solamente para mí, sino para cada uno de mis familiares y hermanos en la Fe.

Sabemos que el poder de la oración de todos aquellos que creen y confían en Ti, Padre amado, es lo más poderoso que puede existir.

Yo te agradezco de antemano tus bendiciones. Te pido, DIOS Padre, que me otorgues a mí y a toda la gente que amo, la cancelación de todas nuestras deudas y cargas económicas, para que por ello podamos ser libres para vivir en armonía perfecta con Cristo, con tu Santo Espíritu, con nuestra familia y con todo el mundo.

Derrama tu piadosa sabiduría sobre todos nosotros para que podamos ser unos buenos servidores y administradores de las bendiciones financieras que nos envíes.

Sabemos lo maravilloso y poderoso que eres y sabemos que si te obedecemos y caminamos en Tu palabra, y tenemos la fe del tamaño de una semilla de mostaza, Tú derramarás sobre nosotros todas tus bendiciones, hasta que sobreabunde.

Te agradezco Señor las bendiciones que hemos recibido, las que acabamos de recibir y las bendiciones están por venir. Señor Dios mío, yo oro ante ti en el nombre de tu hijo amado Cristo Jesús, Amén.

Bendito y alabado seas por todos los siglos, Señor mío y Dios mío.

Autor Desconocido